martes, 29 de marzo de 2016

Inundaciones, damnificados y los estereotipos sobre los pobres y la pobreza

Debido a los acontecimientos de inundaciones y la ayuda humanitaria (siempre insuficiente) que se les brinda, no faltan los que recalientan los viejos estereotipos sobre los pobres y la pobreza. Unos cuentan sus experiencias como voluntarios que los beneficiarios se quejaban de las marcas de los productos, otros re-publican las publicaciones más “elaboradas” que señalan que son pobres y sin embargo tienen TV por cable, etc., y todos concluyen que “nunca más” van a ayudarlos.

Esto aunque no se aprueba se entiende: en Paraguay como en el resto de América Latina aproximadamente la mitad de la población está destinada a vivir en condiciones de pobreza. Siendo estos niveles tan altos y prácticamente imposibles de ser reducidos a corto plazo, se produce una situación en la cual todos los habitantes de nuestra región necesariamente deben ser pobres o toparse con la pobreza a diario. Dado que es difícil “anestesiarse” al dolor ajeno y siendo que nadie tampoco quiere aceptar esta situación como algo natural o normal, se crean en nuestro medio algunos estereotipos sobre los pobres y la pobreza, cuyo objetivo principal, consciente o inconsciente, es desvincular la responsabilidad propia y atribuirla a los mismos pobres. Algunos de estos estereotipos que se repiten con mayor frecuencia son los siguientes.

“Esta gente no trabaja porque no quiere”. La manera más simple de verificar y probar la veracidad de esta afirmación consistiría en conseguir un trabajo fijo a cada indigente o pobre desocupado. Si aun así no trabajasen, se podría estar de acuerdo con ella. Sin embargo, dado que esto es imposible y que siempre existirán personas desempleadas que quieran trabajar y no encuentran una ocupación, el mencionado estereotipo carece de fundamento alguno. Obviamente se trata a que estas personas obtengan trabajos formales y no que se ocupen de limpiar vidrios, lustrar zapatos o dedicarse a las ventas callejeras de productos falsificados. Pero hay algo más: en un supuesto caso, en el cual habría un puesto de trabajo para todos, muchas de estas personas igual no estarían capacitadas para encontrar un empleo, no sabrían dónde acudir, no conocerían la existencia de alguna oficina pública de desempleo, no tendrían idea sobre cómo y con qué requisitos presentarse, etc.

“Los pobres no progresan porque abandonan lo suyo y se abandonan a sí mismos”. Se especifica esta opinión argumentando, por ejemplo así: “los pobres dejan gotear su techo mientras toman tranquilamente el tereré”. En parte es cierto que en muchos casos, las viviendas de los pobres muestran rasgos de abandono, pero nadie se pregunta sobre la motivación que tendrían estas personas para arreglar sus casas o cuidar de sus cosas, ya que, según su percepción propia, la vida no les ofrece perspectivas para alguna mejora sustancial. Si por ejemplo, al propietario de una vivienda precaria se le cae la puerta, no ve ninguna urgencia en arreglarla, primero porque el eventual arreglo no mejoraría significativamente la calidad de la vivienda en sí y en segundo lugar, una puerta caída a medias, desde una determinada óptica, cumple perfectamente con su cometido al igual que la que está ajustada perfectamente. Convengamos que semejante pensamiento sería difícilmente imaginable para alguien que alberga en su mansión vehículos lujosos, cajas fuertes con joyas, chequeras u obras de arte de incalculable valor.

“Muchos pobres prefieren comprarse un televisor o un equipo de sonido, por más que les falta para comer”. Esta es una expresión frecuente de la tercera clase de estereotipos. En primer lugar, parece que los que formulan esta acusación se olvidan que las personas pobres también son... ¡personas! Están sujetas a los mismos mecanismos sociales que ocurren en cualquier otro estrato social, como por ejemplo, el deseo de un status social más elevado, la competencia, la necesidad de informarse y de divertirse. Una TV, un aparato de música y su consumo ostensible funcionan como un símbolo de un determinado estatus social en todos los estratos sociales, no solamente entre los pobres. Pero en segundo lugar, considerando que estos aparatos sirven a veces para evadirse, aunque sea momentáneamente del sufrimiento y la miseria cotidianos, ¿por qué esto tendría que ser objetable?

“La gente de barrios bajos es de mal vivir”. “Las prostitutas, los ladrones y los borrachos abundan en estos lugares”, sentencian a menudo muchos “buenos” ciudadanos. Probablemente sea cierto que el mayor porcentaje de mujeres pobres se prostituya en comparación con las de otras clases sociales, pero también es cierto que la mayoría de ellas lo hace por necesidad y, como en los otros casos de violencia, la borrachera y los hurtos, a menudo se confunden las causas con las consecuencias. Claro que los “moralistas” dirían que en ningún caso, la indigencia justifica la delincuencia, o sea creen que cada ser humano está dotado de un sentido de “justicia”, que hace que prefieran sufrir el hambre o hasta la muerte, antes de robarse alguna comida. Pero hay que aclarar que este tipo de acción de sacrificar su salud y hasta la vida por no cometer un acto delictivo de hurto, no sería simplemente una cuestión ética: se trataría de algo admirable, extraordinario, excepcional o hasta heroico. Pero precisamente por tratarse del heroísmo, no se puede esperar ni menos exigir que todo el mundo sea heroico.

Así que si alguien no quiere ayudarles, mejor que diga “no me importan”, “es su problema”, "que se preocupe el Estado" etc., esto, aunque inhumano será más sincero que acudir a esos estereotipos y aparentar buena persona, siendo en el fondo un hipócrita.

2 comentarios:

  1. Concuerdo con su opinion, asi es como en la sociedad vivimos separados, diferenciados, la no colaboracion es un opuesto a la compasion, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo con su opinion, asi es como en la sociedad vivimos separados, diferenciados, la no colaboracion es un opuesto a la compasion, muchas gracias!

    ResponderEliminar