viernes, 10 de septiembre de 2010

Reflexiones sobre la personalidad


¿Qué tanto sabemos de nosotros? Se creía que la psicología moderna vinculada cada vez más a las neurociencias sería capaz de explicar los mecanismos de nuestro actuar, pensar, recordar o sentir. Si bien es cierto que sabemos cada vez más, la mayor parte de lo que nos enteramos es sobre lo mucho que nuestro cerebro oculta a nuestra conciencia; que actúa a nuestras espaldas y hasta lo que pensamos de nosotros mismos no es de fácil acceso: parece que las mejores decisiones son las que tomamos en forma impulsiva, antes de que entre en la escena nuestra razón y hasta podemos recordar cosas que podrían no haber ocurrido nunca. Sabemos mucho, pero “socráticamente”: lo mucho que aún nos falta por saber.

Coloquialmente decimos que alguien es una gran personalidad o tiene personalidad cuando se destaca en algo entre la multitud, pero los sicólogos sostienen que todos tenemos personalidad alguna, aunque difieren en lo que entienden por ella o en cómo clasificar sus diferentes tipos. Generalmente la definen como la totalidad de las formas de pensar, de sentir y de motivarse, además del conjunto de los patrones o formas de reaccionar. Así que el fenómeno de la personalidad implica una dosis de estabilidad y repetición. Aunque no todos están de acuerdo con la presencia de estos factores relativamente estables, la observación y el sentido común nos dice que hablar de la personalidad tiene sentido, ya que por eso, mientras más conocemos a una persona, más fácil nos es predecir sus reacciones, aunque esto suceda en diferentes grados de certeza. Por otro lado, la mayoría de las personas no parece cambiar demasiado su forma de ser en el lapso, digamos, de 30 años.

Lo que construye la personalidad, aparentemente es un sistema de características: las tendencias de reaccionar de una determinada manera. Estas características, en teoría, las tienen todas las personas, lo que los diferencia es la intensidad de cada una. Uno de los modelos más populares es el de los Cinco Grandes. Para los escritores de Wikipedia (al menos en español y en inglés) este modelo parece ser el más científico y último, pero según los especialistas, es algo desactualizado y superficial, sin embargo… pues como no citan algo que sea mejor, veámoslo. Estos Cinco Grandes son:

(1) Extraversión. Se caracteriza por alto grado de sociabilidad, tendencia a buscar compañía, a experimentar emociones positivas tales como alegría, satisfacción, excitación... etc. Las personas con esta característica fuerte son habladoras y constantemente necesitan de nuevos estímulos y nuevas sensaciones.

(2) Neuroticismo. Las personas con mucha intensidad de neuroticismo reaccionan fácilmente con reacciones negativas, como el miedo o la tristeza. Fácilmente se vuelven malhumoradas y no se desenvuelven bien en situaciones estresantes, aunque esto no significa –a pesar del nombre- que automáticamente tengan problemas con la salud psíquica.

(3) Amigabilidad y (4) responsabilidad son características propias del carácter de una persona, el cual se entiende como algo más específico que la personalidad, en tanto relacionado con los valores morales. En el primer caso, la persona por ejemplo es más puntual, responsable en sus deberes profesionales y, en el segundo, no tiende a crear conflictos pero así también, es más conformista y subordinada.

(5) Apertura a experimentar es lo más vagamente definido y el punto de mayores controversias: una persona “abierta” sería la que manifiesta sensibilidad hacia el mundo de los valores, intereses por el arte, filosofía, tolerancia por los diferentes puntos de vista y actitud favorable hacia los puntos de vista de las minorías.

Un aspecto positivo de este modelo es que las mencionadas características pueden ser observables mediante el habla: o sea, el uso del idioma. Se cree que para que algo sea significativo en el comportamiento humano tiene que poder expresarse a través del lenguaje. Y precisamente, el análisis del uso de los adjetivos, por parte de las diferentes personas, permite identificar sus características que predominan en cada caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario