sábado, 5 de diciembre de 2009

Ambiciones de un padre

Ella es Isabela, mi hija. Nació hace poco, pero recién ayer se le cayó su ombliguito, lo cual para mí es algo más que un hecho físico: como que representa que ya no está tan ligada, está ahora en camino de ser cada vez más independiente y autónoma. En este contexto, me puse a reflexionar esta mañana en mi jardín sobre qué tipo de padre quisiera ser. De plano agradecí y rechacé todos esos libros que los buenos amigos me sugerían y que trataban de temas como “Aprender a ser papá”, “Cómo ser un padre exitoso” y otros títulos que a mi entender indican grandes sandeces de contenido. Se me hace que todos estos libros inducen a uno a aprender a ser papá de acuerdo con los códigos mundanos, o sea, a ser padre “exitoso” para tener una hija “exitosa”, según los criterios de la sociedad, tratando de hacerle creer a uno que la felicidad podría consistir en alcanzar ciertos logros comúnmente apreciados por la sociedad. Pero si algo aprendí a esta altura de la vida es que nada de eso le hace feliz a uno, sino que más bien, ilusiona falsamente y frustra, y al final tan sólo aumenta nuestros niveles de la insatisfacción y hasta nos puede hacer sufrir. Prefiero entonces confiar en mi propia intuición y el aprendizaje de la vida, en esta empresa de ser un padre más o menos aceptable.

De modo que, esta mañana, me pregunté: “OK, hombre; ahora bien ¿qué es lo que te dice tu intuición al respecto? ¿qué ambicionas como padre?" Y luego de una breve reflexión, se me hizo claro que, por el momento al menos, sólo tengo estas dos ambiciones paternales: (1) qué exista algo entre nosotros que siempre sea igual y (2) que no haya llanto en una situación particular. Me explico.

Ambición primera: “Siempre igual”

En mi vida he conocido casos de personas, tanto en mi entorno inmediato como historias de algunas personas más alejadas, las que me confiaron sus experiencias, y que ilustran lo espantosa que puede resultar la ambición paternal mundana mal enfocada. Hay un patrón en especial que se repite y que he escuchado realmente en numerosas ocasiones, que se expresa más o menos así: “Toda mi secundaria me pasé estudiando para satisfacer a mis padres y traerles siempre las máximas calificaciones. Los días más negros fueron aquellos tuve que traerles un cuatro en vez de cinco: no soportaba sus decepciones. Me duele tanto no poder satisfacerlos en todo.”

Pues bien, esa experiencia negativa que con frecuencia escuché, se relaciona con mi primera ambición paterna: quiero que mi hija siempre se me acerque con la misma confianza. Cuando repruebe alguna asignatura, que venga con la misma confianza contándomelo, que cuando saque un 5. Que me cuente sus éxitos con la misma poca importancia que sus fracasos. Que la alegría de nuestros encuentros provenga sola e intrínsecamente de ellos.

Ambición segunda: “Sonrisa en vez de llanto”

Si bien esta primera ambición me parece realmente “ambiciosa”, pensándolo bien, la segunda creo que es aún más difícil. Ahí vamos. La ley de la vida hace suponer que, salvo raras excepciones, los hijos están destinados, tarde o temprano, a enterrar a sus padres. Ya veo que algunos dejarán de leer esto en este mismo instante, pues normalmente es incómodo hablar de la muerte, especialmente cuando ha aparecido una nueva vida. Sin embargo, opino que la táctica de avestruz respecto a este tema hace, que estas separaciones definitivas -jamás inevitables- se convierten en años de angustia, amargura, nostalgia y dolor; se convierten, por causa de esta actitud esquiva, en situaciones insuperables que a veces persisten por el resto de la vida.

De aquí mi segunda ambición: quisiera que cuando eso ocurra, o sea, llamémoslo por su nombre: cuando yo muera, mi hija al acordarse de mi, en vez de romper en llanto, sonría ligeramente y piense algo así: “¡qué sabio era mi papá al enseñarme a no depender de nada y de nadie para poder ser apacible y feliz; ni siquiera de él :) ”.

_____________________________

Oíma, eso es todo: en 20 años, si aún vivo y este servicio de blog de Google continúa, les cuento cómo me va...

8 comentarios:

  1. Felicidades!! te deseo lo mejor para vos y tu familia!! Ojala puedas realizar lo que te propusiste y que disfrutes el ser padre siempre!!

    ResponderEliminar
  2. FELICIDADES PROFE!!!! me enteré algo tarde! estaba pensando hoy: en qué andará el profe que por eso no actualiza su pagina? por qué no escribirá nada nuevo? ahora entiendo!!!
    que alegría! y me encantó la reflexión! la paternidad es algo maravilloso! no soy madre aún, pero mantengo esa sincera amistad con mis padres, y siempre los veo con gran admiración y les digo en vida "que excelentes padres son"
    felices fiestas para vos y tu familia!
    Marlene Orué

    ResponderEliminar
  3. Hola Prof! Con alegría comparto contigo esta gran bendición! Felicidades a tu familia! Isabela es un regalo de Dios.
    Me pusiste 4 en Metodología, pero igual voy a seguir tu consejo y con una sonrisa este año que viene voy a tratar de superar esa meta.
    Mis más sinceros deseos de exitos y bendiciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Felipe. Al ver hoy esta entrada de mi blog y este tu comentario, aún no puedo creer que no existes...

      Eliminar
  4. rrgsktsk44&6?>9???;??4&Yu&g&w{okt&xuhgxut&rg&nopg44

    en codigo a descifrar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pasaron 4 años y aún no se descifrar tus códigos... :-/ :)

      Eliminar
  5. me encanto, tiene un mensaje bastante profundo y muy claro,con mucho sentimiento...FELICIDADES PROFE!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Anónimo :) hoy recién al revisar esta entrada encontré tu observación. Mi hija ya tiene 6 años y sigo con las mismas ambiciones :) Saludos...

      Eliminar