Datos personales

Mi foto
Bienvenido al blog de Anton Baron. Contacto en Facebook: Anton P. Baron y Anton Baron Publicaciones. Twitter: @antonbaron. Instagram: @anton_baron.

lunes, 12 de abril de 2010

Dos estilos de los papas: examen de conciencia de la Iglesia



















¿Cómo sería hoy en día un examen de conciencia público de la Iglesia? Diez años atrás lo hizo Juan Pablo II. Los dignitarios eclesiásticos confesaban los pecados de la Iglesia y pedían perdón. Aquella vez, el listado no abarcó, sin embargo, al pecado que hoy en día está comentado por todos: la pedofilia.
La crisis pedófila ensombrece aún más el pontificado de Joseph Ratzinger y constituye como el punto culminante de su serie de errores o pasos en falso. Los últimos informes de la prensa norteamericana, según los cuales el papa, en una época, trató de ocultar el caso de un sacerdote sospechado de abusar a los niños de una escuela de sordomudos, agregan aún más sombras a este pontificado.
La pedofilia y los escándalos sexuales de sacerdotes y monjes están tan expuestos hoy en día que, necesariamente, empujan al segundo plano algunos logros de Ratzinger como papa. Los analistas del Vaticano mencionan, por ejemplo, la disminución de velocidad con la que trabajaba antes la fábrica vaticana de producir santos y las reformas, con la notable disminución de la burocracia vaticana. Sin embargo, no faltan los que recogen unos significados contrastes existentes entre el pontificado anterior y el presente. He aquí algunos de ellos:
- Juan Pablo II llamaba la atención de los medios no-católicos por los gestos y las acciones que iban en contra del estereotipo tradicional de la Iglesia, mientras que el Benedicto XVI lo hace mediante sus pasos en falso;
- Mientras Juan Pablo II invitó a Asis, para rezar por la paz, a cristianos, musulmanes, budistas, hindúes y animistas, Benedicto XVI invitó a los lefebristas y levantó de ellos la excomunión impuesta por el anterior papa;
- Karol Wojtyla fue el primer papa que visitó a una sinagoga y rezó en frente del Muro de los Lamentos en Jerusalén y Joseph Ratzinger tensionó las relaciones judeo-católicas tan bien encaminadas anteriormente;
- Juan Pablo II también fue el primer líder católico que visitó a una mezquita donde levantó con veneración el Corán y Benedicto XVI causó disturbios anti-católicos en el mundo musulmán;
- Juan Pablo II viajó a Gran Bretaña donde supo romper los hielos existentes en el relacionamiento con la iglesia anglicana y Benedicto XVI, al recibir en el seno de la Iglesia a los sacerdotes contestatarios anglicanos que protestaban en contra de la ordenación de mujeres, es interpretado como alguien que anti-ecuménicamente apoya el cisma dentro de la iglesia anglicana.
Estas diferencias, sin embargo, no hay que interpretar en categorías doctrinales: ambos papas representan el conservadurismo y tradicionalismo. Así como no se podía esperar cambios algunos ni siquiera en cuestiones tales como el dogma de la fe, los anticonceptivos artificiales o el celibato de los sacerdotes, durante el pontificado del papa polaco, tampoco se los puede esperar ahora. La diferencia entre Juan Pablo y Benedicto consiste en el estilo de ejercer el pontificado, en generar señales emitidos al mundo que, entendibles en el primer caso, que permanecen oscuros o poco claros, en el segundo. El estilo de Juan Pablo II producía respeto en los medios que, cotidianamente, no se interesaban por la vida de la Iglesia, respeto, que el estilo de Benedicto XVI no genera. El papa actual causa la impresión de un ser solitario perdido, que toma decisiones en contra de su voluntad: no es una personalidad apropiada para las épocas de crisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario